Un armario debe estar bien compartimentado para que sea lo más útil posible. Se recomienda que tenga una gran facilidad de acceso y que sea lo más amplio posible para que puedan guardarse las prendas y complementos que queramos de una manera sencilla. Por ello, queremos compartir contigo algunas ideas sobre la estructura interna de armarios empotrados.

Diferentes combinaciones de estructura interna en armarios empotrados

La combinación más sencilla es tener todo el espacio disponible para colgar la ropa, es decir, una o dos barras donde colgar abrigos, chaquetas, camisas y pantalones. Esta alternativa es ideal para cuando se tengan más armarios y poder repartir prendas y accesorios.

Otra estructura interna de armarios empotrados muy común es aquella en la que se combina la barra para colgar prendas con varias baldas donde poner ropa, accesorios o complementos. Si el armario es grande, se puede dividir en dos y en un lado poner las baldas aprovechando toda la altura disponible y en otro lado la barra para colgar las prendas.

Teniendo un armario empotrado grande puede hacerse una división en tres partes. La parte de abajo puede ser utilizada para la colocación de cajones y de la mitad hasta arriba, dividir en dos para colocar las baldas y la barra con las perchas.

Otra propuesta, es utilizar la parte inferior como zapatero, restando espacio para cajones, encima del zapatero poner uno o dos cajones (dependiendo del ancho que haya disponible) y en la parte superior (desde la mitad hacia arriba), la barra y las baldas, creando una gran cantidad de zonas diferentes para aprovechar al máximo el espacio.

Para finalizar, se puede prescindir de la barra, sobre todo si se tiene otro armario, y crear un armario donde todos los espacios estén aprovechados al máximo. Se pueden colocar todo baldas, cajones, dividir las baldas en módulos, etc.

Usamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Navegando está aceptación nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
¿Quieres contactar con nosotros?